8.9.10

El kite surf en España

Hola a todos, después de unas vacaciones (cortas como siempre), retomo la actividad en el blog.

Este primer inciso me gustaría referirlo al deporte del Kite surf, este verano he empezado a practicarlo y la verdad es que me ha parecido algo tremendamente espectacular y del mismo modo un deporte muy desconocido para el público en general.

Aquí os dejo un artículo muy interesante que creo nos ayudará a todos a comprender mejor este deporte.

Saludos y gracias por vuestra atención y comentarios...

Miles de surfistas vuelan a diario con sus cometas sobre las olas del litoral valenciano en playas donde está prohibido y sin el seguro obligatorio para casos de accidente. El deporte del kitesurf ha ganado en los últimos años tantos adeptos que la Federación de Vela es incapaz de contabilizarlos, porque la gran mayoría no están federados.

Un cálculo aproximado apunta a los 2.000 kiters y, según dos clubes consultados, sólo el 10% práctica este deporte en zonas legales.

Las características de la costa valenciana han hecho que en los últimos 10 años la práctica del kitesurf se popularice de manera espectacular. El notable incremento del número de personas que hacen kite ha convertido en frecuente la imagen de cometas de los colores más variopintos alzando a atrevidos surfistas.

Sin embargo, en la provincia de Valencia sólo hay cuatro zonas, que suman menos de un kilómetro de costa, para entrar y salir del agua de forma segura, sin molestar a los bañistas, y sin enfrentarse a multas de entre 1.000 y 3.000 euros.

Manolo Caudeli es uno de los cientos de kiters que se han pasado horas y horas en el mar esperando a que la Guardia Civil dejara de vigilar la costa para poder salir del agua. Ahora Manolo tiene seguro y práctica su deporte favorito en Piles, una de las cuatro zonas reguladas de Valencia junto con el Saler, Mareny de Barraquetes y el Brosquil. Todas ellas tienen de 200 a 400 metros de longitud.

El litoral valenciano no tiene nada que envidiar a las tradicionales mecas del surf por su climatología. De hecho, un estudio de la Mancomunitat de la Safor destaca que la costa valenciana cuenta con un viento muy adecuado para practicar kitesurf desde marzo y hasta septiembre, con lo que la temporada turística podría ampliarse.

Sin embargo, pocos ayuntamientos han sido avispados y han solicitado el permiso a Capitanía Marítima para balizar un tramo de playa. El Ayuntamiento de Mareny de Barraquetes no sale de su asombro con la cantidad de surfistas que se dieron cita hace unas semanas en el campeonato autonómico de kite disputado en la zona. "Los bares estaban llenos de gente de toda España y la ocupación se disparó", asegura Álvaro Nestares, presidente del Club Kitesurf Valencia.

Esta bolsa de mercado para el sector turístico valenciano podría acabar deshinchándose si no se habilitan más playas. Una estricta normativa pesa sobre el ejercicio de este deporte, y lo más grave es que la mayoría de kiters la desconocen.
Para subirse en una tabla y levantar en el aire la cometa hay que cumplir una serie de exigencias legales en la provincia de Valencia, entre ellas encontrarse en una zona balizada, vigilada por socorristas y tener un seguro de 150.000 euros, apunta el presidente del Club de Kitesurf de Piles, Miguel Mahiques.






Jaime, madrileño de 35 años, vive en Gandia y suele dedicar sus vacaciones a viajar para practicar kite. Ha estado en República Dominicana, Brasil y Costa Rica, entre otros países, y al escoger todos estos destinos tuvo en cuenta la posibilidad de ejercitar su deporte favorito. "En la Comunitat Valenciana hay unas playas excelentes para el kite, pero están por explotar; si se habilitaran atraerían muchísimo turismo, como sucede en Tarifa o Fuerteventura", señala Jaime.

Este surfista es partidario de extender la iniciativa impulsada en Barcelona de pagar un fortfait diario por utilizar la playa, al igual que en las pistas de esquí.

"Tenemos usuarios que van desde los 12 hasta los 65 años, basta con tener una condición física aceptable para iniciarse e ir perfeccionando la técnica", explica Olivier, profesor de la Escuela de Surf de Oliva. En la Safor, el Club de Kitesurf de Piles, creado este mismo verano, ya cuenta con 60 socios que cada tarde practican su deporte en una zona acondicionada.

Para la mayoría de municipios, disponer de una zona como esta es complicado, porque supone restringir el espacio dedicado al baño. "Los bañistas siguen siendo los reyes de la playa, la administración no tiene en cuenta que en el mar pueden hacerse muchas más cosas aparte de bañarse y tomar el sol", señalan desde la Escuela de Kite de Dénia.

La falta de información hace que turistas extranjeros practiquen este deporte cerca de bañistas. "El año pasado tuve que reprender a un kiter porque salió con su cometa a la altura de un chiringuito de la playa de Oliva, lleno de gente", relató Alejandro Lledó, de Gandia.

2 comentarios:

Corpi dijo...

Gracias por la información, pero a mí me gusta tener los pies en el suelo.

carlos de la parra dijo...

Si en verdad te interesa que llegue más desarrollo a todos lados de España, apoya que se filme más cine ahí.
Es industria no contaminante, promueve turismo y desarrollo, y crea muchos empleos para sacar gente del paro.
De los políticos tienes razón, son una pandilla de rateros, y hay que ir implementando la forma de hacerles rendir cuentas, y no hay razón alguna para que estén sobrepagados