9.2.09

Dignidad y ser humano

En el siglo XVI, filósofos tan importantes como Emmanuel Kant y Federico Hegel, reflexionaron ampliamente sobre el ser humano y conceptuaron que la base fundamental del respeto de sus derechos partía de la dignidad humana, el reconocimiento jurídico, la consecución de la felicidad y la responsabilidad en lo político.

La dignidad, atributo exclusivo del ser humano (aunque tal vez extrapolable a los animales superiores), descansa en su racionalidad (al menos, en un grado de racionalidad superior al del resto de los animales) y su poder creador, pues las personas pueden modelar y mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones y el ejercicio de su libertad. La dignidad equivale así a autarquía y autonomía, como vieron ya Platón, Pico y Kant, pues sólo el que sabe y puede gobernarse a sí mismo, según un principio racional, resulta "señor de sus acciones" y en consecuencia, al menos parcialmente, un sujeto libre.

"El veneno no mata si no te lo tomas", nadie podrá jamás despojarte de tu dignidad a menos que le des permiso o lo permitas.

Y ahora nos movemos al siglo veintiuno, donde parece ser que la única dignidad relevante es la que marca don dinero, una persona que me parece que no está en lo que tiene que estar es el amigo Berlusconi. Ahora mismo está promoviendo una ley para tumbar una decisión judicial que permitía desconectar a una chica que lleva diecisiete años en coma de la máquina que la mantiene con vida. Simplemente lamentable, el debate sobre la eutanasia es demasiado largo como para abordarlo aquí, pero en este caso, me parece que Don Silvio o, como le llaman en Italia, Berlusca, está intentando desviar la atención sobre los verdaderos problemas que tiene en Italia, poniendo en la picota un caso, que de ser otras las circunstáncias económicas, pasaría desapercibido.

La dignidad de una persona está en juego por un puñado de votos, por aferrarse un poco más al poder, mientras tanto la familia lleva diecisiete años sufriendo y el país se va al garete....

En ocasiones muchos animales demustran tener más dignidad ante ciertas situaciones, que las propias personas.

3 comentarios:

Guillermo Rivas Pacheco dijo...

Es curioso como Berlusconi, ampliamente perseguido por la justicia, se salta a la torera esa justicia, creando su "propia realidad". Una italia coartada en libertades fundamentales y en la ruina moral y económica.

ender dijo...

Sí, y como la gran mayoría de los italianos le siguen....
Se ve que todos lo toman como un modelo a seguir, eso sí que es preocupante

Corpi dijo...

Lo que podría hacer Berlusconi es llevarse a la pobre chica a su casa y cuidarla ella para que no se muera. Darle de comer, de beber, lavarla, cambiarle los pañales, hablarle... Vería qué pronto cambiaría de opinión.